Image

Mascotas e hijos

Es muy probable que, dentro de su casa, llegue el momento de escuchar que alguno de sus hijos exclame: “quiero un cachorro”. Y es que hoy en día, las mascotas encabezan la lista de regalos soñados por un niño.

Seguramente, para más de un padre de familia la sola idea de tener un animal en la casa, produce dolor de cabeza.

Tal vez usted no es amante de los perros, gatos, peces o cualquier otro; pero en realidad, una mascota conlleva múltiples beneficios para el desarrollo personal y social de sus hijos, los cuales los vamos a exponer en esta nota, basándonos en opiniones distintos expertos.

Aunque parezca bastante obvio, es necesario que primero entienda que llevar un animal a la casa es una responsabilidad, la cual demanda gastos extras, tanto de monetarios como de tiempo. Por tal motivo, es obligatorio que les explique a los niños que una mascota no es juguete, sino un nuevo miembro familiar. Es así que, antes de pensar en adoptar, lo mejor es que tenga la certeza de poder cumplir con dichas responsabilidades en su totalidad.

De tal forma que este proceso debe ser un trabajo mancomunado, ya que no solamente los niños se deben hacer cargo de la situación, sino que los padres deben acompañarlos.

Para la doctora Sara Griffin, profesora de la Facultad de Medicina de la Universidad de Texas "Tener una mascota demanda tiempo, energía y compromiso financiero. La participación de los padres es necesaria para que cualquier niño aprenda a cuidar a su nuevo amigo. Además, la edad también es importante. Un niño de dos años puede ayudar con algunas tareas, como darle el alimento, pero nunca debe quedarse solo porque no entiende completamente sus fronteras". (1)

Entendido esto, le presentamos algunos motivos por lo que es beneficioso que sus hijos tengan una mascota.

Para empezar, tener un cachorro en casa genera múltiples valores en el niño, como la amistad, la unión o la fraternidad, pero principalmente inculca responsabilidad.

Es imperioso que se le asignen labores al menor sobre el cuidado de la misma, como alimentarlo, peinarlo, hidratarlo o jugar con él. Estas pequeñas tareas, les dan a sus hijos la habilidad de cumplir con los compromisos que se le encomiendan, y poco a poco van asumiendo un perfil mucho más responsable.

Como lo afirma la asociación Adoptare, en un comunicado publicado en México y transmitido por el portal Milenio.com “se comienzan a sentir útiles con acciones de cuidado a alguien más, dándoles una motivación para continuar con su trabajo”. (2)

Adicionalmente, una mascota mejora la habilidad social del niño, de hecho, existen múltiples tratamientos y terapias que emplean animales, para ayudar a infantes con problemas para relacionarse, como lo afirma Marta Campo, la jefa del servicio de Psicología del Hospital Universitario Sanitas La Zarzuela, “En el caso de niños con dificultades con el contacto físico y falta de empatía, se han demostrado ciertas interacciones del niño ante la reacción de los animales… Parece que a ciertos niños con discapacidad o trastornos del espectro autista les resulta más fácil interactuar con caballos o perros. Además, se ha descubierto que la relación con estos animales mitiga la tristeza o fomenta el juego, la diversión y las risas”. (3)

Una de las razones principales por la que los padres de familia descartan totalmente una mascota para el hogar, es la salud de los niños, ya que se piensa que un animal es sinónimo de enfermedades, pero realmente no es así.

Según la revista científica “Pediatrics” en un estudio en el que “397 niños convivieron durante un año con perros, presentaron menos problemas de salud e incluso, cuando se enfermaron, requirieron menos medicamento que aquellos niños que no habían convivido con animales”. (4)

Por su parte Ganesa Wegienka, especialista del Department of Public Health Sciences, en Henry Ford Hospital, asegura que tras realizar un estudio científico para el portal Healt.com en el 2011, se demostró “que los niños que conviven con perros y gatos son menos propensos a desarrollar alergias”.

“La suciedad es buena, tu sistema inmunológico, si está ocupado con la exposición desde el principio, se aleja del perfil inmune alérgico”. Asegura Wegienka. (5)

Para finalizar, le recordamos lo que hemos repetido con anterioridad en el artículo, una mascota no se trata de un juguete al que puede reemplazar fácilmente cuando salga un modelo más moderno; se trata de un compromiso, al cual debe ponerle empeño, responsabilidad y paciencia; así que antes de tomar cualquier decisión, tenga claro las obligaciones que va a tener.

Referencias

  1. Por qué los niños deberían crecer con una mascota.
  2. Un perro como mascota beneficia desarrollo y autoestima de los niños.
  3. Las mascotas ayudan al proceso de madurez del niño.
  4. Beneficios de tener una mascota para tus hijos.
  5. ¿Dejarías que tu bebé juegue con mascotas en su primer año de vida? La ciencia te responde.

Notas de Interés


Mascotas e hijos

Una mascota conlleva múltiples beneficios para el desarroll...

Papás web

¿Qué tan válido es educar a los niños con pautas dadas p...

¿Qué hago si mi hijo sufre de bullying?

Usted como padre, debe reaccionar de manera calmada y serena...

Mi hijo saca malas notas

No realice castigos extremos que más bien parecen una venga...

¿Cómo afrontar que mi hijo perdió el año?

Los padres deben reflexionar sobre cuál fue su papel en la ...

Sitedigital Design 2018. All Rights Reserved.Terms of Use and Privacy Policy

Image
Image